Dermatitis atópica: ¿qué la produce?

Dermatitis atópica: ¿qué la produce?

13.09.2017
ebbe

Un 20% de los niños menores de siete años y un 11% de los adultos sufren una afección cutánea denominada dermatitis atópica. Esta es una de las enfermedades de la piel más comunes que en los últimos 30 años ha triplicado su prevalencia en Europa tal y como indica el estudio ‘Sensitive skin in Europe’. También se conoce popularmente como eczema.

Esta enfermedad de la piel se caracteriza por la aparición de piel seca con tendencia a la irritación, prurito y escozor. Es una afección crónica que inflama la piel y se da principalmente en cara, rodillas, codos o cuero cabelludo. Está catalogada como uno de los problemas de la piel más frecuentes.

Aunque lo más habitual es su incidencia en niños a partir de los tres meses, cada vez se dan más casos en adultos y adolescentes. La enfermedad evoluciona por brotes, que se espacian generalmente a partir de los dos años de edad.

¿Qué produce la dermatitis atópica?

El origen de la dermatitis atópica no está claro, no se ha podido demostrar una causa 100% fiable de la que se pueda decir que proviene esta afección, pero sí se ha demostrado que en la enfermedad intervienen principalmente cuatro factores: alteración de la inmunidad, predisposición genética, disfunción de la barrera epidérmica y factores ambientales.

Se ha demostrado que la genética juega un importante papel en la aparición de esta afección cutánea. Se calcula que entre un 50% y un 70% de las personas con esta afección cutánea proceden de familias en las que se han dado casos de atopía, es decir, familias con diferentes alergias como pueden ser el asma, la fiebre del heno, la rinitis alérgica, etc. Los niños nacidos de un progenitor atópico, alérgico, tiene un 60% más de probabilidades de sufrir atopia que el resto de personas, en el caso de que tanto padre como madre lo sean, el porcentaje se eleva hasta el 80%.  Esta relación genética, no obstante, solo indica predisposición a tener la enfermedad. También hay teorías que relacionan la aparición de la dermatitis atópica con la edad de la madre a la hora de dar a luz, cuanto más mayor sea, más predisposición.

En la dermatitis atópica se produce una disfunción de la barrera cutánea, lo que provoca una pérdida de agua transepidérmica.

La barrera cutánea de la piel es la protección que tenemos frente a los factores externos que pueden dañar el organismo. Su buen funcionamiento es fundamental, pues es la responsable de regular la descamación, reducir el estrés oxidativo o mantener el pH; además tiene acción antimicrobiana y antiinflamatoria. Cuando esta barrera no está en las condiciones adecuadas se pueden producir diferentes enfermedades promovidas por los agentes que penetran en ella.

Los factores ambientales son importantes en la aparición de esta enfermedad. El frío, la contaminación, jabones fuertes, perfumes, el humo o determinadas sustancias químicas forman parte de los agentes que fomentan la aparición de la dermatitis atópica.

Síntomas

El principal síntoma de esta afección cutánea es el eczema que pasa por varias fases: fase eritematosa, fase vesiculosa, fase supurativa y fase costrosa. Con la edad, la localización de estas lesiones cambia siendo en edades más tempranas comunes en mejillas, pliegues y torso, y localizándose en edades más adultas en codos, rodillas y cuero cabelludo.

Las personas afectadas por esta enfermedad cutánea manifiestan también prurito, picor, que puede durar horas o días enteros. La piel con eczemas sufre mucha sequedad, produciendo xerosis, inflamación, y puede presentar ampollas. 

Esta enfermedad puede llegar a ser muy molesta, originando problemas de sueño a los afectados debido al dolor y el picor incesante. 

Cuidados para mejorar la dermatitis atópica

La dermatitis atópica, como cualquier patología, requiere de un tratamiento específico. Sin embargo, hay cuidados y hábitos cotidianos que ayudan a mejorar sus síntomas:

  • Higiene: la higiene es fundamental, pero se debe evitar el agua muy caliente ya que favorece la sequedad.
  • Jabones: es importante usar jabones suaves y específicos para este tipo de piel, los jabones fuertes aumentan la irritación. Son uno de los agentes que contribuyen a la aparición de la dermatitis.
  • Hidratación: la hidratación de la piel es fundamental siempre, sobre todo en el momento en que se producen brotes.
  • Ambiente: se recomienda evitar ambientes secos con calefacciones muy altas, pues favorecen la sequedad de la piel.
  • Tejidos: evitar tejidos sintéticos, el algodón será el mejor aliado para evitar picores en la piel. 

 

Tratamientos para la dermatitis atópica de Blue Sea Laboratories

Blue Sea Laboratories ha lanzado al mercado, a través de su marca EBBE, un tratamiento específico para los síntomas de esta afección. Estos productos, formulados con agua de mar, poseen la certificación de producto sanitario (Clase IIa), lo que asegura una total garantía de calidad, seguridad, trazabilidad y eficacia.

Para el tratamiento sintomático de la dermatitis atópica EBBE ha desarrollado una fórmula galénica innovadora con agua de mar purificada con más de 75 minerales y oligoelementos que refuerza el efecto barrera y acelera el proceso natural de reparación de la piel. La fórmula incorpora ácido hialurónico de alto peso molecular, que forma una película protectora sobre las capas superficiales de la piel, reduciendo la pérdida de agua transepidérmica y proporcionando una hidratación intensa y prolongada.

Esta gama de tratamiento está compuesta por un gel, especialmente indicado para zonas de difícil acceso: EBBE Gel Dermatitis Atópica (AD1) y una emulsión, de textura confortable: EBBE Emulsión Dermatitis Atópica (AD2), formulados para reducir el picor, la inflamación y sequedad intensa, a la vez que hidratan y aportan la emoliencia necesaria para reequilibrar y normalizar la barrera cutánea, e indicados tanto en adultos como en niños, y aptos para rostro y cuerpo.

La dermatitis atópica es una enfermedad común y conocida, y aunque no se pueda afirmar al 100% la causa que la produce, gracias a los resultados obtenidos en numerosos estudios, sabemos cómo se pueden tratar sus síntomas para mejorar el bienestar de los pacientes afectados, tal y como lo hace EBBE con su gama de productos específica.

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia de compra. Al continuar navegando por nuestra página web usted acepta nuestra política de cookies. Más info