Día Mundial de la Dermatitis Atópica: Tópicos sobre la Atopía

Día Mundial de la Dermatitis Atópica: Tópicos sobre la Atopía

24.11.2017
ebbe

La dermatitis atópica es una de las enfermedades más comunes de la piel. Aproximadamente un 20% de los niños menores de siete años y un 11% de los adultos la sufren. Esta afección cutánea, a la que popularmente se le conoce como eccema, lleva consigo una serie de tópicos y falsas creencias que entorpecen su tratamiento y diagnóstico.

 En el Día Mundial de la Dermatitis Atópica queremos tratar estos tópicos para ayudar a aquellas personas que la padecen, o creen padecerla, y a su entorno.

La dermatitis atópica solo afecta a los niños

La población infantil es la de mayor incidencia de esta enfermedad, pero no es exclusiva de ella. El diagnóstico de la dermatitis atópica se da en la mayoría de los casos en el primer año de vida de la persona. Una vez superada la infancia la dermatitis atópica puede desaparecer, pero aproximadamente un 11% de la población adulta la padece. Además, puede aparecer en la edad adulta sin haberla tenido de niño.

La dermatitis atópica es contagiosa

No, la dermatitis atópica no se contagia, su origen es genético o ambiental principalmente. El contacto directo, el compartir ropa o productos de higiene con una persona que padece la enfermedad es inofensivo.

Sí pueden contagiarse las irritaciones cutáneas, que son uno de los síntomas de esta patología.

El estrés produce dermatitis atópica

No, el estrés tampoco es un factor de aparición de esta enfermedad. Sin embargo, como ocurre con otros problemas de la piel, el estrés puede agudizar los síntomas de aquellas personas que sufren esta patología. En estados de nervios y ansiedad, por ejemplo, la gente se rasca más frecuentemente y con más fuerza, lo que daña la piel.

La dermatitis atópica desaparece con los años

Esta enfermedad no se manifiesta igual en todas las personas. Hay quien, como ya hemos dicho, deja de tener la piel atópica una vez superada la infancia. Sin embargo, otras personas tendrán la piel atópica toda su vida. Por lo que es falso, pero también es verdadero.

Ciertos alimentos pueden provocar dermatitis atópica

Esta enfermedad de la piel no está asociada a la ingesta de ningún alimento. La dermatitis atópica no tiene un origen claro, y no hay una causa fiable del todo sobre de donde proviene. Pero los estudios demuestran que en esta enfermedad intervienen principalmente cuatro factores: alteración de la inmunidad, predisposición genética, disfunción de la barrera epidérmica y factores ambientales.

 Se calcula que entre un 50% y un 70% de las personas con esta afección cutánea proceden de familias en las que se han dado casos de atopía, es decir, familias con diferentes alergias como pueden ser el asma, la fiebre del heno, la rinitis alérgica, etc.

Las personas con dermatitis atópica no se pueden bañar en la piscina

El cloro es un componente dañino para la piel, por lo que no es bueno para ninguna persona, no sólo para quienes padecen enfermedades dermatológicas como es la dermatitis atópica.

Sin embargo, un baño en la piscina no está contraindicado cuando se sufre esta enfermedad siempre y cuando estén controlados los brotes. Tras el baño habrá que secar bien la piel e hidratarla con los productos especialmente indicados.

 El tratamiento con antibióticos cura la dermatitis atópica

Esta enfermedad de la piel no es una infección, por lo que no debe ser tratada con antibióticos. La irritación e inflamación de la epidermis sí pueden fomentar las infecciones para las que si se utilizarán antibióticos.

Es muy importante aplicar crema hidratante en pieles atópicas

La hidratación de la piel es fundamente para su buena salud; pero en pieles especiales como las atópicas cualquier crema no es recomendable. El jabón, el perfume o los conservantes dañarán la barrera de la piel y causarán irritación. Es aconsejable que un profesional indique cuál es el mejor producto según el estado de la piel con dermatitis atópica.

Hay que cambiar de crema para que la piel no se acostumbre

La piel no se acostumbra a ninguna crema o loción. Los tratamientos para la dermatitis atópica buscan restaurar la salud de la piel. Cuando una persona ha encontrado la crema que mejor palia los síntomas y mejora su piel ha de utilizarla siempre que tenga un brote. El uso continuado no afectará en absoluto, pues simplemente se aportará a la piel aquello que necesita.

El aceite de oliva es bueno para la piel con dermatitis atópica

La composición del aceite de oliva aporta hidratación y protección a la piel. Sin embargo, no aporta a este tipo de piel otros elementos necesarios para restaurarla. El aceite de oliva no contribuye a mejorar la función de barrera de la piel y retrasa la oxidación cutánea, por lo que no es lo que necesita una piel atópica.

Ducharse es importante para mantener la hidratación de la piel

Ducharse es fundamente por motivos de higiene, pero el agua de la ducha no hidrata la piel, al contrario, la seca o irrita debido a la cal. Además, el calor del agua también contribuye a secar la epidermis, por lo que se recomienda el agua templada y utilizar limpiadores sin jabón (syndet).

 

Estas y otras creencias se encuentran en sociedad y pueden contribuir a dañar más la piel o no tratarla correctamente. Ante un problema cutáneo siempre se ha de acudir a un especialista que diagnosticará y recetará el mejor tratamiento. La dermatitis atópica requiere de un tratamiento especial que restaure la piel. 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia de compra. Al continuar navegando por nuestra página web usted acepta nuestra política de cookies. Más info