Problemas dermatológicos en niños

Problemas dermatológicos en niños

27.10.2017
ebbe

En la población infantil los problemas de la piel son muy comunes y variados debido a que su piel es más sensible.

La piel de los niños es más delicada que la de los adultos debido a que su pH es neutro, oscilando entre 6 y 7 y, por tanto, es más vulnerable hasta la edad de 12 años, época en la que el pH se transforma en 4,9 y 5; llegando a obtener mayor inmunidad contra los agentes externos que provocan infecciones y enfermedades cutáneas.

En la actualidad, los niños presentan mayor inmadurez en el sistema inmunitario que antaño debido a una excesiva higiene y la esterilización de productos, los cuales no ayudan a este sistema a formase por completo y contribuyen a los problemas de la piel.

La importancia de la prevención y visitar a un especialista

Aproximadamente el 20% de las visitas que se realizan a la consulta del pediatra en edades de 0 a 12 años, son por problemas dermatológicos. Cualquier anomalía o cambio en la piel de los niños, es motivo de alerta para asistir a un profesional que examine la piel y proporcione los cuidados y tratamientos apropiados.

El papel de los padres es muy importante en la prevención y el tratamiento de las enfermedades de la piel en la infancia. Resulta muy recomendable revisar la piel de los niños y siempre acudir a especialistas.

En primer lugar, los padres deben conocer las distintas zonas de la piel de los niños, sabiendo que cada parte del cuerpo es diferente y tiene unas características propias: algunas zonas son más sensibles, otras más propensas al enrojecimiento, etc. Una revisión exhaustiva de la piel del niño es primordial para detectar problemas dermatológicos.

Los cambios en la piel son, principalmente, perceptibles. Por tanto, es imprescindible acudir a la consulta del pediatra para que los examine en cuanto se detectan y, si fuese necesario, realizar una visita al especialista en dermatología. Una detección temprana contribuirá a una mejor curación, y una mejor adaptación de tratamientos, productos de higiene, etc., según el tipo de afección y de piel del niño

Tras el diagnóstico, y una vez iniciado el tratamiento, es importante realizar consultas periódicas al pediatra  o dermatólogo  para que controle la evolución y pueda ajustar dosis y productos.

Principales enfermedades de la piel en la infancia

Las enfermedades dermatológicas más frecuentes en niños son la dermatitis atópica, los moluscos contagiosos, las verrugas víricas, los lunares atípicos y el impétigo, entre otras.

La dermatitis atópica es la enfermedad más común. Se trata de una infección que padece más del 20% de niños en España, y que viene producida por diversas causas como una alteración de la inmunidad, la predisposición genética, la disfunción de la barrera epidérmica y factores ambientales.

Los síntomas visibles de este trastorno son sobreinfección, enrojecimiento e inflamación de la piel; llegando a producirse eczemas en brazos y piernas de los niños. EBBE posee una importante línea de tratamiento sintomático que actúa sobre los síntomas de la dermatitis atópica.

Además de los síntomas que produce esta afección en niños, se ha constatado en diversos estudios que un 10% de niños con dermatitis atópica han sufrido una disminución de su calidad de vida. Por lo que su detección temprana será imprescindible para tratar y disminuir los síntomas y así contribuir al bienestar del niño.

Cuando se detecte cualquier anomalía en la piel se debe consultar a un especialista, pues aunque en ocasiones son pequeños problemas ocasionales provocados por jabones, roces o cremas: cualquier cambio en la capa superficial de la piel puede ser signo de una enfermedad que sin un tratamiento específico podría aumentar y dañar la salud del niño.

 

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia de compra. Al continuar navegando por nuestra página web usted acepta nuestra política de cookies. Más info